'Fashion weeks': guía de supervivencia


Llevas esperando estos días desde hace meses. Para ti, es la parte más divertida de eso a lo que llaman rentrée. La emoción nos invade porque ya están aquí las fashion weeks ¡y nosotras con estos pelos! Porque si para la vuelta al trabajo hay que prepararse, para sobrevivir a los desfiles (ya sea online o en vivo), también.

Hidrátate: sabes que hay que beber dos litros de agua al día y que los deportistas no pueden pasar sin bebidas isotónicas para recuperar sales minerales (o esas cosas que pierden ellos y con las que tú nunca te aclaras). Pocos saben el calor que pueden dar los focos de una pasarela o el backstage y tampoco la deshidratación que puede llegar a sufrirse frente a una pantalla de ordenador por los sudores de escribir a toda velocidad los detalles que no quieres olvidar, como el modelito del front row que te ha enamorado.


Haz estiramientos: también sirven el pilates, el yoga o incluso el cardio para aumentar tu resistencia. Si tienes la suerte de estar en uno o más desfiles en vivo, es necesario que tu pequeño cuerpo aguante más de una hora en pie, el tiempo sentada en unos banquillos sin respaldo (en la mayoría de los casos, si hay sillas individuales será una bendición) apretujada felizmente entre otras dos personas con sendas sonrisas en sus caras. Si eres de las que tiene que seguir la acción desde casa, no hace falta que te cuente los dolores de espalda que dan las horas sentadas en el escritorio del ordenador o con el cuello inclinado sobre el móvil o tablet para no perderte nada del timeline.


Haz series de diez repeticiones: de teclear en las pantallas táctiles, de escribir a máquina o de coger apuntes con papel y boli. También de movimientos de cuello laterales y verticales (véase el punto anterior). Vas a tener que entrenar tus reflejos y esos pequeños músculos y tendones para poder mirar, escribir, volver a mirar y dar like a toda velocidad sin morir en el intento, estés donde estés (añadir repeticiones de brazos si vas con cámara en mano).


Utiliza ropa cómoda: este punto está íntimamente relacionado con el del ejercicio y puede ser uno de los más complicados si vas a pasearte por la puerta de los desfiles. Es obvio que vas a preparar el look con antelación y es obvio que vas a intentar lucir tus mejores galas, pero cuidado. Aunque quieras con todas tus fuerzas que los fotógrafos de street style se fijen en ti, es preferible llevar esos tacones cómodos antes que esos con los que no puedes andar, a no ser que quieras terminar en la sección de los "arg" de alguna revista. Las que nos quedemos en casa lo tenemos más fácil, porque la única foto susceptible de ser sacada es algún selfie para Instagram o Snapchat, y estos últimos se borran (si no hay capturas de pantallas traicioneras de por medio).


Estudia un par de días antes: no es que vayamos a someternos a un examen, pero no está de más saber qué hizo el diseñador en la temporada anterior para así percibir si sigue una línea de continuación o ha roto por completo sus esquemas. O saber a qué desfile estás asistiendo, que de desastres y bromas de nombres y situaciones inventadas ya está la red llena.


Memoriza el circuito: el GPS va a ser tu mejor amigo para llegar hasta la puerta del desfile (una buena señal de éxito es la cantidad de personas que habrá alrededor) y las webs de revistas y páginas como Vogue Runway tus hermanas si vas a quedarte en la comodidad de tu salón. Haz un croquis con el camino a seguir en cualquiera de los casos.


Sé previsora: un explorador no sale a la aventura sin provisiones. Tú tampoco. Trata de tener a mano un cargador para el móvil o aparato en el que estés viendo todo para que la batería no muera en pleno apogeo fashionista, llega con tiempo al desfile, ya sea en vivo u online; sigue previamente en redes a diseñadores, modelos, estilistas y editores para enterarte de lo que se cuece en el backstage sin tener que gastar datos por ausencia de wifi o perder tus minutos de estiramientos (insisto, ejercítate que esto es duro).



Sonríe mucho: una sonrisa puede abrir puertas y ablandar a porteros/azafatos/quien se encargue de la puerta para que te dejen pasar si es que no has cumplido el punto anterior y has llegado tarde. También para hacerte amiga de tu compañero de asiento y que así se incline un poquito hacia atrás para que puedas sacar la foto. Pero, sobre todo, vas a sonreír incluso a tu pantalla porque vas a estar disfrutando como una niña pequeña el día de Navidad.



¡Felices semanas de la moda!




2 comentarios:

  1. Jajajajaajaja me ha encantado, en cuanto he visto el mono sabía yo que algo tramabas :) un besito!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! jajaja que divertido y que totales las capturas me lo he pasado super bien leyéndote, eres una crack ;) Habrá que tener en cuenta los consejos jeje ¡Un besazo!

    ResponderEliminar

 

Facebook

Twitter

Meet The Author

¡Hola! Soy María José, periodista que vive en Sevilla, community manager y mente inquieta loca por la moda que no para ni un segundo.


Low Chic es un blog de moda en el que encontraréis mis looks diarios, ideas útiles para combinar prendas de una forma sencilla, vídeos de belleza y maquillaje, tendencias adaptadas al día a día y reseñas de eventos y desfiles, además de #lowreflexiones. Un lugar en el que, como en mi mente, cabe todo lo relacionado con la moda, un mundo maravilloso... que se puede disfrutar sin dañar el bolsillo.


Si queréis contactar conmigo, podéis escribirme un email a lowchicblog@gmail.com