El uniforme de Coachella


El ya archiconocido festival de música demuestra, un año más, que es el nuevo place to be si se quiere entrar en el circuito del star system internacional. Eso sí, a costa de dejar a un lado el estilo propio y enfundarse un uniforme que se observa desde hace tiempo.

En su nacimiento allá por 1999, Coachella despuntó por convertirse en un remanso de música (y arte independiente) donde se daban cita toda clase de personas y donde, como en muchos otros festivales alrededor del mundo, podían palparse tendencias vivas que brotaban de personas inspiradoras, auténticos trendsetters. Sin embargo, a golpe de celebrity, la esencia se desvaneció. ¿La prueba? Las fotos de streetstyle que ya inundan la web.



Shorts vaqueros de diversas longitudes (osadas han sido las que lo han llevado cerca de la rodilla), cropped tops de croché o materiales de aire artesanal, botas (preferentemente cortas) con flecos y chalecos sin mangas; si casi rozan el suelo y contrastan con las piernas al aire, mejor. Variante número dos: maxi vestidos con estampados degradée o cortos de tirantas florales. Complementos: sombrero de vaquero, varios collares largos y alguna pluma que salpique el outfit. He ahí el estilo Coachella, al que incluso H&M le ha dedicado una nueva colección que ya levanta pasiones entre las amantes del estilo boho chic.


Como "novedad" en la estética coachellera, este año el color blanco se ha hecho el rey indiscutible de los outfits que han paseado por el festival, las mochilas han continuado con su reinado y entre la fiebre de sombreros de paja o estilo cowboy, han podido divisarse algunas tímidas gorras. El plus lo han dado los tatuajes faciales no permanentes, solo aptos para las festivaleras de pro.


Pero antes de que saquéis las uñas y me despellejéis, entendedme. Me gusta la forma de vestir que allí hay, me parecen conjuntos frescos y divertidos que automáticamente traen a la mente verano y diversión. Pero más me gusta ver originalidad.


Imágenes: Getty Images, Instagram.

14 comentarios:

  1. Es cierto que hay mucha clonica! Jajaja Ya si a parte de llevar esos looks que tu indicas eres rubia, altisima y delgadisima, entones si que has nacido coachella jajaja

    ResponderEliminar
  2. Me encanta mucho el looks!!

    the-renaissance-of-inner-fashion.blogspot.co.uk

    ResponderEliminar
  3. Me encanta este estilo!!!! Aunque para mi gusto alguna parece que va disfrazada pues lo hace en ese preciso entorno y lo entiendo como si fuera pues una pasarela. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien dicho, en realidad esto se ha convertido ya en una pasarela :)
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. ¡Me ha encantado el artículo! y es cierto que el estilo Coachella es muy imitado...pero es tan bonito...a mí me parece que es un look que nos sienta bien a todas :)
    Ahora, de todos los modelitos que hemos visto ¿cuál han sido los que más os han gustado? yo estoy obsesionada con los dos vestidos que le ví a Vanessa Hudgens, en especial con uno morado largo...y las peores conjuntadas fueron (en mi opinión) Katy Perry y Alexa Chung, que yo no se que gracia se le ve a esa chica pero yo no la veo ninguna.
    También opino que los mejores looks de todos siempre los ha llevado Sienna Miller y creo que ella es una de las fundadoras del look Coachella :) en fin, que no sigo que sino me lio ¡besoos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja ¡por mí sigue, que es un repaso estupendo! Sienna es verdad que siempre ha representado ese espíritu boho chic, con lo cual es normal que aquí siempre encaje y sea esa fundadora (o una) del look Coachella, aunque ya ha cambiado a algo más sofisticado y son otras las que han tomado el relevo.
      ¡Un besazo linda!

      Eliminar
  5. Yo hace ya un par de años que dije que allí había mucho postureo. Tacones y pamelas? En serio? Pfff... ¬¬ A mi los looks festivaleros me molan. Me va el rollito boho para el verano, pero es verdad que el tema Coachella se nos ha ido de las manos. Van todas iguales y la red está saturada de tanta fotito...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se veía venir desde hace tiempo, como dices. Una cosa es el boho y algo normal para un concierto (incluso con licencias más 'artísticas' tipo tatuajes temporales o tocados florales o algo así), cómoda, y otra es llevar ropa que te de miedo que se manche, que yo por ahí no pasaría la verdad jajajajaja
      ¡A tener paciencia se ha dicho! ;)

      Eliminar
  6. ¡Hola! Muy buena entrada! Me quedo por aquí ;)
    La verdad es que el festival no tiene desperdicio, es para sentarse y mirar, pero claro, es como dices, miraremos un rato y luego party party porque con una horita desfilando modelitos ya lo hemos visto casi todo... "Uniforme Coachella" jaja... Igualmente siempre hay quien despunta, menos mal ;) (y no olvidemos por favor que es un festival, no una pasarela! a veces me da la sensación que estas chicas divinas de la muerte entre tanta foto y postureo pocos conciertos... :p )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Tenemos la misma sensación entonces! Es como dices, ya es más una pasarela que un festival, porque los modelitos son más de eso que de otra cosa, lo que no quiere decir que no sean ideales y que haya esos despuntes buenos :)
      ¡Bienvenida y espero que sigamos leyéndonos!

      Eliminar

 

Facebook

Twitter

Meet The Author

¡Hola! Soy María José, periodista que vive en Sevilla, community manager y mente inquieta loca por la moda que no para ni un segundo.


Low Chic es un blog de moda en el que encontraréis mis looks diarios, ideas útiles para combinar prendas de una forma sencilla, vídeos de belleza y maquillaje, tendencias adaptadas al día a día y reseñas de eventos y desfiles, además de #lowreflexiones. Un lugar en el que, como en mi mente, cabe todo lo relacionado con la moda, un mundo maravilloso... que se puede disfrutar sin dañar el bolsillo.


Si queréis contactar conmigo, podéis escribirme un email a lowchicblog@gmail.com