Yo Soy Moda ¿y tú?


Como ya sabéis por los comentarios y fotos que he ido subiendo, este fin de semana pasado se celebró la I edición de Yo Soy Moda, un evento que, además de tener un espacio de showroom para que firmas de la ciudad se diesen a conocer, tenía un grandísimo atractivo: un programa de mesas redondas y conferencias para reflexionar sobre el mundo de la moda.

Las temáticas fueron variadas: internacionalización de la moda andaluza, aspectos legales de este mundo, e-commerce, marketing y redes sociales aplicadas a la industria, moda flamenca y masculina, profesionalización, entrevistas y charlas entre diseñadores de prestigio como Roberto Diz, Leandro Cano y Elio Berhanyer… Todo un lujo en el que se apuntaron diversas ideas de lo más interesante y que en el post de hoy me gustaría rescatar para transmitíroslas y completarlas con mi punto de vista.
En general, todos los ponentes incidieron sobre la importancia que tiene la moda en la ciudad de Sevilla. Aquí se respira estilo, buen gusto (como dijo Roberto Diz –el único que no cree que la moda tenga que tener etiquetas locales- la capital de Andalucía es de los pocos sitios donde todavía se mantiene la deferencia de vestir bien para agradar al resto) y de ahí se explica la proliferación de estudios de esta materia en la ciudad. Y yo digo que sí, que la moda cada vez cobra más importancia en Sevilla… pero que todavía queda mucho camino por andar y no la proclamaría como una capital de moda. Porque creo que hay que hacer una distinción fundamental entre las personas a las que les gusta la ropa y las compras y aquellas verdaderamente interesadas en moda y es en el primer grupo donde englobaría a la mayoría de las personas residentes en Sevilla. Efectivamente, en Sevilla se viste clásico (quizás demasiado) pero bien, manteniendo una elegancia que es complicado encontrar fuera (dicho por gente de otras provincias y sin querer menospreciar a nadie, ni mucho menos), pero eso no implica un verdadero interés en moda.
Para que se pueda considerar como tal, debería haber una mayor implicación que, en la mayoría de los casos, no aprecio salvo en una minoría. El experimentar con los looks, el investigar exhaustivamente, el deseo de seguir aprendiendo y no pensar que ya se sabe todo… Eso es lo que realmente falta, además de un apoyo real por parte de las instituciones encargadas de los estudios reglados y de los propios medios de comunicación. ¿De qué sirve que en la Facultad de Comunicación de Sevilla haya un máster de Comunicación y Moda si después en la biblioteca no hay ni un solo libro dedicado al tema? ¿Para qué se dice que sí, que adelante con el proyecto, si después pocos profesores lo toman en serio o permiten que se realicen trabajos de clase de moda o incluso los propios compañeros te miran mal en el aula diciendo que eso es un “periodismo de segunda”? ¿De qué me vale estudiar esas carreras cuando luego no puedo ejercer el periodismo de moda en mi ciudad o en Andalucía y me veo obligada a salir fuera para poder escribir en una revista especializada?


La falta de apoyo de los medios de comunicación es algo que realmente me preocupa, porque si se quitan las cabeceras especializadas, cuya sede está en Madrid, poco queda que ejercer del modo “tradicional”, es decir, obviando las labores de gabinete de comunicación de firmas o diseñadores. Y digo poco porque, por ejemplo, las secciones de pasarela de los medios generalistas se reparten entre breves artículos de tendencia y otros no tan breves sobre el corazón, cuando relación hay más bien poca. Y ojo, benditos artículos breves, porque yo he tenido la suerte de escribirlos, pero creo que habría que separar esos dos contenidos en secciones diferentes, puesto que lo son. Y esta tendencia a convertir los contenidos de moda en otros más propios de la prensa rosa es algo que se palpa no solamente aquí, sino también en las versiones digitales de las revistas que no han sabido adaptar correctamente el salto del mundo off line al online, como dijeron en una de las mesas redondas. Solamente hay que ver las secciones de street style (maravillosas, porque los fotógrafos lo son) en las que ya no se busca a gente de la calle, sino que lo que priman y lo que se demanda por parte de las revistas son determinadas caras a la hora de salir de un desfile. Algo lógico si se comprueba que es lo que más visitas y beneficios genera y no nos olvidemos de que los medios de comunicación son empresas que tienen que mantenerse. Ahí entraríamos en un nuevo (e inútil por no tener respuesta) debate de ¿la gente consume más los looks de las famosas porque es lo que las revistas les dan o las revistas los dan porque el público lo pide? ¿Es esto un nuevo reflejo de la falta de cultura de moda que hay en general?

Tampoco se puede obviar, como se apuntó en la misma mesa redonda, que los blogs que se alojan en los portales de las revistas hacen que el número de visitas aumente espectacularmente. Y lo que siguió entre los ponentes fue la idea de que hay blogs que tienen un fuerte poder de prescripción pero cuyo contenido adolece de calidad hasta límites insospechados. Esto, de nuevo, me hace plantearme ¿por qué si son blogs de poca calidad, con escasísimo contenido y que hacen gala de poco conocimiento sobre la materia triunfan? No me gusta pensarlo, pero de nuevo hay que preguntarse si los usuarios realmente son conscientes de lo que consumen.
Con lo que no estoy de acuerdo, y así lo hice saber cuando lo dijeron, es en el que la remuneración económica mine la credibilidad de un blogger. Para mí, lo que hace mermar la credibilidad es la poca coherencia, la falta de ética, que no tiene nada que ver con que te paguen o no. Los posts patrocinados se notan bastante (aunque depende de cómo lo enfoque quien escriba) y quienes lean habitualmente ese blog lo notarán al instante, de modo que en ellos está la opción de si considerarlo como algo normal y no darle importancia puesto que un bitácora requiere muchas horas y no está mal sacar algún beneficio o, por el contrario, pensar que es una estafa. Pero creo que quien está acostumbrado a “escuchar” a una persona día tras día sabe ya lo que le gusta y lo que no, de modo que el dinero es algo secundario en tanto el blogger mantenga su coherencia y su ética para con sus seguidores y consigo mismo.


De dinero también habló Roberto Diz en la entrevista conjunta que le hicieron Clara Guzmán, Elena Carazo y Javier Luque. Y de qué modo. Diz se pronunció con voz fuerte, clara, sincera, sin medias tintas ni atender a lo políticamente correcto y se agradeció profundamente, porque aunque sea de vez en cuando es necesario escuchar algo así: la moda es lujo y el lujo en ningún caso debe subvencionarse. No tiene ningún sentido que el Estado dé dinero a una pasarela que debería autofinanciarse mediante patrocinadores, ya que, más estando en una mala época económica, las ayudas deben destinarse a otros menesteres. “Se ayuda a un hombre para que se compre una barca y salga a faenar para dar de comer a su familia, pero no para que se compre un yate para irse de vacaciones”.
Otra cita para el recuerdo: “Una chaqueta de Chanel es maravillosa en Kate Moss, pero en Falete…”. Con ella, Roberto dejaba claro que su concepción de la profesión se aleja del Arte, por el que siente un profundo respeto y por eso no cree que deba considerársele a él ni a ningún diseñador un artista. Para él, la moda es básicamente un negocio que le da de comer a muchas personas, pero no puede ni olvidarse ni obviarse la utilidad: según el gallego, todo está inventado, puesto que una chaqueta siempre va a tener dos mangas, delantero y espalda y si no es cómoda, no sirve absolutamente de nada. Una concepción que me recordó a una definición con la que me topé una vez: para que algo sea considerado arte, debe ser inútil. Por tanto, en tanto que la ropa lo es, no puede elevarse a esa categoría. No sé si estoy totalmente de acuerdo o no con esta definición, pero lo cierto es que fue muy interesante escuchar esto de alguien que se dedica a ello.
Igual de contundente fue al hablar de la elegancia, que para él no está en las líneas de una prenda, ni en el dinero ni en lo que una persona se ponga, ya que “para ser elegante, hay que serlo desnudo”. Algo a lo que además contribuye el ser educado, el viajar, abrir la mente, no cerrarse a ningún tipo de inspiración y exponerse tanto a lo estético como a lo antiestético, ya que uno no existe sin el otro. Y esta idea me pareció sencillamente maravillosa, porque va en consonancia a otras previas que ya tenía: hay que conocer, que investigar, educar la mente, el alma y el gusto para poder seguir avanzando.


Y eso es lo que pude hacer en este evento, profundizar un poco más en este maravilloso mundo que tanto adoro: la moda.

8 comentarios:

  1. ¡¡Fantástico artículo!! Me ha encantado lo que has escrito y cómo lo has escrito. Felicidades periodista. Y como me dijo una vez Javi Luque de ti, que nadie te quite la ilusión. Que eres maravillosa, eso lo digo yo. Tienes mucho talento preciosa y vas a llegar a dónde quieras, eres muy auténtica. Te admiro María Jose y felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me ha escapado una lagrimilla con tu comentario :__) ¡¡eres la mejor!!

      Eliminar
  2. Muy interesante tu reflexión y muy bien escrita. Te doy la razón por completo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Millones de gracias Rocío! por lo que dices y por habértelo leído, que sé que es largo jajaja

      Eliminar
  3. ¡Maravilloso artículo! No puedo más que felicitarte porque has escrito con el alma y al mismo tiempo con una profesionalidad admirable, más propia de una periodista con experiencia de muchos años que de alguien que está empezando.
    Felicidades porque eres una gran profesional y sobre todo porque eres auténtica, has plasmado lo que te ha salido del corazón y de lo que viviste este fin de semana.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me he quedado sin palabras! De verdad que lo que has dicho me emociona muchísimo. ¡Millones de gracias!

      Eliminar
  4. Muy buen artículo! Enhorabuena guapa!! Tienes mucho talento y la verdad es que se agradece encontrar en un blog distintos enfoques de la moda: unos más divertidos, otros más reflexivos, opiniones y conferencias; aparte de los looks, que también son geniales! Cuando las cosas se hacen con el corazón, se nota! Vamos, que eres una profesional!
    Mil besos y sigue así!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo Patri ¡¡muchísimas gracias!! Siempre he intentado que el blog sea eso, algo más, porque al fin y al cabo, yo también lo soy XD parece una tontería, pero esto es "mi casa", una extensión de mi cabeza y por lo tanto me gusta reflejar todo lo que pasa por ella relacionado con la moda.
      ¡Un beso enorme!

      Eliminar

 

Facebook

Twitter

Meet The Author

¡Hola! Soy María José, periodista que vive en Sevilla, community manager y mente inquieta loca por la moda que no para ni un segundo.


Low Chic es un blog de moda en el que encontraréis mis looks diarios, ideas útiles para combinar prendas de una forma sencilla, vídeos de belleza y maquillaje, tendencias adaptadas al día a día y reseñas de eventos y desfiles, además de #lowreflexiones. Un lugar en el que, como en mi mente, cabe todo lo relacionado con la moda, un mundo maravilloso... que se puede disfrutar sin dañar el bolsillo.


Si queréis contactar conmigo, podéis escribirme un email a lowchicblog@gmail.com