Desprestigiando el mundo de la moda

No será la primera ni la última vez que escucho críticas muy duras al mundo de la moda por cualquier motivo. Ya lo comenté aquí: frivolidad por la enorme cantidad de dinero que se mueve en el sector, colecciones inútiles que suponen pérdidas por quedarse en el perchero, descalificativos de los egobloggers, fomento de estereotipos nocivos para la salud, venta de una vida llena de lujos que a muchos crea frustración…
En ese post, defendí el maravilloso mundo de la moda. Y lo sigo haciendo, cada vez con más fuerza y ganas, porque no creo que tenga que agachar la cabeza avergonzada porque algo que es cultura, arte, que ha marcado épocas, me apasione.
Sin embargo, ese amor, como puede suceder con un novio, hijo o amigo, no me impide ver muchísimas cosas que no me agradan en absoluto. Es más, cosas que me sacan de quicio. Y más que cosas, son personas.
Recientemente, un amigo (fotógrafo de moda, para más señas) me envió el enlace de una noticia en la que se narra cómo la revista VICE le gastó una pequeña broma a algunos de los asistentes de la Mercedes Benz Fashion Week Madrid: se les preguntó a coolhunters, estilistas, djsbloggers, estudiantes de periodismo (éste me dio especial vergüenza por tocarme de cerca) y diseñadores acerca de colecciones hechas por dictadores famosos, algunos de ellos ya fallecidos.
Creo que podéis imaginar las respuestas: que no se habían enterado de la polémica porque no conocían a ese diseñador, que si habían transgredido les parecía bien porque hay que llamar la atención, que el estilo general les gusta…
Quiero pensar que esos personajes son una minoría. Y, de hecho, por la gente que conozco y el ambiente en el que me suelo mover dentro de la moda (que es muy reducido, para qué nos vamos a engañar), no he conocido a nadie de esas características. Pero, como todo en esta vida, lo ridículo y lo excéntrico es lo que más ruido hace, y por desgracia, la excentricidad (originalidad para quien lo prefiera) en estos casos concretos no viene acompañada de un mínimo nivel cultural, de un mínimo sentido común que les haga callar en caso de ignorancia y no tratar de dárselas de entendidos. Por personas así, se juzga a todos los amantes de la moda por igual: se dice que no hay que generalizar, pero quien no lo ha hecho alguna vez que tire la primera piedra.
Porque así, con esa actitud, lo único que se consigue es desprestigiar todo lo que rodea a la industria de la moda.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Facebook

Twitter

Meet The Author

¡Hola! Soy María José, periodista que vive en Sevilla, community manager y mente inquieta loca por la moda que no para ni un segundo.


Low Chic es un blog de moda en el que encontraréis mis looks diarios, ideas útiles para combinar prendas de una forma sencilla, vídeos de belleza y maquillaje, tendencias adaptadas al día a día y reseñas de eventos y desfiles, además de #lowreflexiones. Un lugar en el que, como en mi mente, cabe todo lo relacionado con la moda, un mundo maravilloso... que se puede disfrutar sin dañar el bolsillo.


Si queréis contactar conmigo, podéis escribirme un email a lowchicblog@gmail.com