Decálogo de una blogger

Ilusión. Nervios. La sensación de no saber qué estás haciendo cuando por primera vez te enfrentas a la plantilla de blogspot o wordpress básica, esperando a ser personalizada. Unas fotos que están en la carpeta del ordenador, sin tratar, de tamaños diferentes, un poco oscuras y puede que medio movidas.

Las primeras líneas en la caja blanca de texto, que rellenas con todo el cariño del mundo, quizás sintiéndote un poco tonta y pensando, al mismo tiempo, que da lo mismo lo que ahí se escriba, porque nadie va a leerte. Pero sigues escribiendo, enseñando, movida únicamente por el deseo de pasar un buen rato delante de una pantalla.
La primera visita cuando descubres dónde están las estadísticas del sitio, el primer comentario. La sorpresa y alegría que te llenan porque, aunque parecía imposible, alguien ha dado con tu blog y le ha gustado lo que ahí ha visto. Y piensas que, con que únicamente una persona lo valore, ya ha merecido la pena.
Y es entonces cuando se refuerzan tus ganas, cuando comienzas a ver cómo hay que hacer las cosas de un modo más profesional, al mismo tiempo que el flujo de lectores aumenta, a la par que tu alegría. Y poco a poco, con dedicación, más tiempo del que pensabas y millones de cambios y experimentos, finalmente formas tu casa: un pequeño espacio en el que poder expresarte, hablar de lo que quieres, como quieres y donde intercambiar opiniones con personas que comparten tus gustos.
Ese es el motor que debería mover siempre la acción de abrir un blog y lo triste (para mí) es que se está perdiendo a pasos agigantados. Son muchas las que ahora emprenden la tarea por hacerse famosa, por parecerse a cierta bloguera de éxito, porque le regalen ropa o por cuestiones similares. Todo eso, si hay suerte, llegará después, pero creo que en ningún caso debería ser lo que nos impulse a seguir con esta preciosa actividad.
Recuperemos esa ilusión del primer comentario y de las primeras visitas. Esa motivación que venía del simple y puro deseo de expresarnos, de compartir, de mostrar a los demás algo curioso, de hacer oír nuestra voz y encontrar a otros a través de la red. Esa pasión que hace que te brillen los ojos y gesticules demasiado cuando hablas de lo que te gusta y debería dominar todos los aspectos de nuestra vida aunque, por desgracia, olvidamos demasiado a menudo.
Ese, y no otro, debería ser el decálogo de cualquier bloguero.

2 comentarios:

  1. Hola guapa! Hace poquito que empiezo a conocer el mundo de los blogs de moda. A base de leer y ver muchos, me empezó a gustar la idea y me ilusioné con la pequeña aventura de empezar uno propio.
    Resulta que ojeando distintos blogs que parece que tienen mucho éxito llego a conclusiones que me desilusionan un poco, ¡hasta que encuentro el tuyo!
    Seguramente parecerá una tontería, pero después de haber visto muchos de tus looks (desde el primero), tengo que darte las gracias:
    ♦¡Gracias por demostrarme que para ser bloggera de moda no tienes que quemar las prendas de tus looks, no vaya a ser que repitas calcetines! Cuando se me ocurrió que sería divertido crear mi blog pensaba que ahí es donde reside el encanto de crear un blog de moda, en conseguir muchos looks con tu ropa REAL y con prendas que se puedan mezclar y remezclar. Pero la verdad es que de momento, eres la primera que he encontrado que lo hace. No he podido evitar sonreír al ver que desde 2010 tienes multitud de piezas de ropa, complementos y calzado que sigues usando, como cualquier chica normal.
    ♦¡Gracias por aclararme que puedo bajar de vez en cuando de los taconazos de 12 cm! Cuando empecé a ver que usabas calzado plano y cómodo pensé: "¡guau, no es un requisito indispensable que me duelan los pies todos los días!".
    Además, tienes un estilo genial, muy personal y transmites mucha naturalidad, desde luego eres un ejemplo a seguir.

    ¡Un saludo! Y felicidades por tu blog ☺

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alba, ¡tu comentario me ha emocionado un montón! Muchísimas gracias, porque además no sabes cuánto me alegro de que todo eso te haya llegado, porque es lo que trato día tras día. En la vorágine que puede suponer actualizar con frecuencia es habitual que muchas caigan en eso de ponerse la prenda una vez y se acabó, pero lo que siempre quise demostrar es que se puede vestir bien (o lo que yo considero bien) y dar ideas y aportar algo medianamente diferente con lo que todas tenemos en el armario... unas piezas saldrán más, otras menos, unas se tirarán al terminar la temporada y otras sobreviven años... ¡porque el 80% de los armarios son así! No todas vestimos taconazos para salir a comprar el pan ni tenemos un fondo de armario ilimitado ;) Así que me encanta lo que dices y espero seguir viéndote tanto por aquí como por el canal.
      ¡Un besazo!

      Eliminar

 

Facebook

Twitter

Meet The Author

¡Hola! Soy María José, periodista que vive en Sevilla, community manager y mente inquieta loca por la moda que no para ni un segundo.


Low Chic es un blog de moda en el que encontraréis mis looks diarios, ideas útiles para combinar prendas de una forma sencilla, vídeos de belleza y maquillaje, tendencias adaptadas al día a día y reseñas de eventos y desfiles, además de #lowreflexiones. Un lugar en el que, como en mi mente, cabe todo lo relacionado con la moda, un mundo maravilloso... que se puede disfrutar sin dañar el bolsillo.


Si queréis contactar conmigo, podéis escribirme un email a lowchicblog@gmail.com